TESIS UCV

TALLER DE TESIS

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN

DE QUE MANERA LOS TALLERES RESILIENTES EN LOS ALUMNOS DEL 1º GRADO DE SECUNDARIA DE LA IE. MARIANO MELGAR PUEDE MEJORAR EL NIVEL DE APRENDIZAJE

 

LA RESILIENCIA EDUCATIVA

El desarrollo de cada adolescente  viene determinado por sus propias características y por las transacciones que se producen entre los distintos sistemas relacionales en los que se encuentra.

 

La mayoría de los jóvenes en edad escolar  encuentran en su entorno familiar y en los contextos en los que viven, las condiciones de protección y los modelos que necesitan para desarrollarse.

 

Sin embargo, en algunos casos no reciben la atención necesaria por parte de las personas encargadas de su cuidado. Al igual que en otros entornos sociales, las familias que viven sumidas en una pobreza extrema también pueden experimentar periodos de tensión y conflicto internos. Con frecuencia, las inseguridades (ingresos económicos irregulares con sus subsiguientes privaciones y frecuentes desplazamientos y traslados) y las humillaciones que sufren en sus vidas intensifican estas tensiones y aceleran la ruptura de los lazos familiares. En estas situaciones, el desarrollo evolutivo no se produce adecuadamente, afectando esto tanto a su competencia y adaptación social, como a los aprendizajes escolares.

 

Sin embargo, ciertas personas logran salir a flote de situaciones que pueden considerarse adversas. Aunque parecen difíciles o imposibles de superar logran reponerse y hasta se enriquecen. A esas personas se le ha denominado resilientes.

 

“Justamente, en el libro Resiliencia: descubriendo las propias fortalezas, de Aldo Melillo y Aldo Suárez Ojeda, se describe   al concepto  como   la capacidad de personas o grupos de afrontar la adversidad de la vida con éxito y salir incluso fortalecidos”.

 

 

Sobre el origen, Tedesco agrega: “Es un concepto casi clínico. Originalmente salió de la medicina y la psiquiatría. A partir de esto se empieza a discutir si es posible aplicarlo a nivel grupal. Y trasladarlo a las políticas educativas”.

Roberto Sivak es coordinador del servicio de psicopatología del Hospital Alvarez del equipo de Estrés y Trauma y hace tiempo que trabaja con la idea de resilientes. Según él, “hay gente con más capacidad para salir adelante ante situaciones complicadas. De esta forma se estudia la capacidad de resiliencia. Se investiga de qué manera se manejan estas personas y qué hicieron ellos para salir fortalecidos. Así, se trata de aplicar esta forma de pensar a otros”.

 

Concretamente, a ese núcleo apunta la pedagogía cuando aborda el concepto. “Es muy importante porque tendría que aplicarse para las acciones educativas en poblaciones conflictivas”«, piensa Tedesco.

El concepto de resiliencia, nos enseña que –sujeto a una serie de condiciones tanto macro como microsociales- existe la posibilidad de transformar las situaciones dolorosas en oportunidades de vida.

Autores como Rutter: “El término resiliencia, que Rutter (1992) conceptualizó con importantes investigaciones y desarrollos teóricos, proviene de una sociedad identificada en los metales, que pueden resistir los golpes y recuperar su estructura interna. Se refiere a la capacidad del ser humano de recuperarse de la adversidad y, más aún, transformar factores adversos en un elemento de estímulo y desarrollo. Se trata de la capacidad de afrontar de modo efectivo eventos adversos, que pueden llegar, incluso a ser un factor de superación (Suárez, 1993).

La resiliencia aporta una susceptibilidad menor al stress y disminuye la potencialidad de verse afectado por eventos negativos, incluso, algunos daños. Se refleja en el hecho que en momentos diferentes de la vida de las personas muestran mayor capacidad para enfrentar, resistir y recuperarse de factores que pueden ser destructivos.

 

 

 

De esta forma el concepto es definido en estos últimos años de la siguiente manera:

 

La resiliencia se produce en función de procesos sociales e intrapsíquicos. No se nace resiliente ni se adquiere “naturalmente” en el desarrollo: depende de ciertas cualidades del proceso interactivo del sujeto con los otros seres humanos, responsable de la construcción del sistema psíquico humano.

Habilidad para surgir de la adversidad, adaptarse, recuperarse y acceder a una vida significativa y productiva (ICCB, 1994, citado en Kotliarenco, 1997).

 

Historia de adaptaciones exitosas en el individuo que se ha visto expuesto a factores biológicos de riesgo o eventos de vida estresantes; además implica la expectativa de continuar con una baja susceptibilidad a futuros estresores (Luthar y Zingler, 1991, Masten y Garmezy, 1985; Werner y Smith, 1994, citado en Kotliarenco, 1997).

 

Capacidad humana universal para hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas o, incluso, ser transformado por ellas. La resiliencia es parte del proceso evolutivo y debe ser promovida desde la niñez (Grotberg, 1995, en Kotliarenco, 1997).

 

 

La resiliencia distingue dos componentes:

1.      La resistencia frente a la destrucción, es decir, la capacidad de proteger la propia integridad bajo presión.

2.      La  capacidad para construir un conductismo vital positivo pese a circunstancias difíciles (Vanistendael, 1994). Según este autor, el concepto incluye además la capacidad de una persona o sistema social de enfrentar adecuadamente las dificultades, de una forma socialmente aceptable.

 

De esta manera se pudo observar en distintas investigaciones que, aquellas personas consideradas resilientes, poseían ciertas características que les permitían no solo enfrentar las adversidades sino además salir fortalecidas de estas denominándolas como pilares de la resiliencia:

 

·        Humor: encontrar lo cómico en la propia tragedia.

·        Un alto grado de creatividad: es decir la capacidad de crear orden, belleza y finalidad a partir del caos.

 

·        Introspección: mirar dentro de uno y autodescribirse lo más honestamente posible.

·        Capacidad de relacionarse: habilidad para establecer lazos e intimidad con otra gente, para equilibrar la propia necesidad de afecto con la actitud de brindarse a otros.

·        Iniciativa: gusto de exigirse y ponerse a prueba en tareas progresivamente más exigentes.

·        Independencia: saber fijar límites entre uno mismo y el medio con problemas; capacidad de mantener distancia emocional y física sin caer en el aislamiento.

·        Moralidad: consecuencia para extender el deseo personal de bienestar a toda la humanidad y capacidad de comprometerse con valores; este elemento ya es importante desde la infancia, pero sobre todo a partir de los 10 años.

·        Autoestima consistente: es la base de las demás características y fruto del cuidado afectivo consecuente del niño, adolescente o adulto por parte del adulto significativo.

 

De acuerdo con Edith Grotberg (1997) sostiene que las personas toman factores de resiliencia de cuatro fuentes:

 

o   “yo tengo” (el apoyo),

o   “yo soy” y “yo estoy” (el desarrollo de la fortaleza intrapsíquica),

o   “yo puedo” (la adquisición de habilidades interpersonales y de resolución de conflictos).

 

 

RESILIENCIA Y EDUCACIÓN

 

Si bien la resiliencia  se desarrolla básicamente desde el ámbito socio-psicológico, son infinitos los aportes que puede hacerse desde el ámbito educativo desde las  practicas docentes.

En la actualidad la educación se encuentra atravesada por una multiplicidad de factores que condicionan  y obstaculizan el desenvolvimiento de la tarea de enseñar y por consiguiente su contrapartida en el aprendizaje.

 

A esto se suma  la situación de crisis generalizada en la cual la escuela tiene que responder a demandas que muchas veces escapan a sus posibilidades y funciones sociales.

 

Dentro de este contexto se encuentran los protagonistas del proceso educativo, cada uno con sus necesidades y carencias, para lo cual es necesario fortalecer actitudes  que ayuden a generar espacios favorables.

 

La  promoción de  la RESILIENCIA posibilita la adquisición de estas actitudes tanto en docentes como en alumnos.

 

“Las escuelas como organizaciones y la educación en general son poderosas constructoras y fomentadoras de la resiliencia en los educandos. Dado que la institución escolar tiene la capacidad de construir y fomentar la resiliencia, hay muchas cosas que pueden ponerse en práctica con el fin de asegurar que ello ocurra para beneficio de los alumnos y también de la educación. “

BIBLIOGRAFIA

1.       http://www.monografias.com/trabajos39/resiliencia/resiliencia.shtml

2.       http://www.educaresiliencia.com.ar/concepto.htm

3.       http://pinzellads.blogspot.com/2008/03/qu-es-la-resiliencia.html

 

        MAXIMO ACEVEDO RONDINEL.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: